4 CONSEJOS PARA MEJORAR TUS PRESENTACIONES

presetaciones efectivas consejos
Si lo prefieres, puedes escuchar nuestro podcast donde quieras.

Ya sea en eventos de emprendimiento, de carácter científico, de colectividades en general. La manera de presentar es lo que separa a los buenos exponentes, de los memorables.

1. Prepara las presentaciones

La gran diferencia? La preparación. Siempre, pero siempre, se debe preparar. Por mucho que sepas de un tema, improvisar solo te hará ver como una persona aburrida. Y sí, puedes tener el donde la palabra, pero una cosa es decir, y otra muy distinta es saber decir. Y eso es el asunto: hay que preparar el discurso. Porque existe gente que tiene mucho conocimiento en algo, pero no saben explicarlo. Se enredan en demasía al explicar su tema. Entonces, al momento de hablar (ya sea ante un público o con una persona), solo generan confusión.

Y precisamente eso es lo que hay que evitar. Al confundir a la gente, tu mensaje no se transmite bien. Hay que ser claros, precisos y concisos. Es la única manera de dejar algo en los demás. Y eso se logra teniendo claras nuestras palabras.

También hay que preparar las diapositivas. La mayoría de los expositores colocan toneladas de información en cada una. Tal cantidad de información solo hace que se diluya, diapositiva tras diapositiva, el mensaje. Al final no queda claro qué cosas de las que muestras es  la más importante.

Y eso sucede mucho en las empresas. Tantos datos, tanto gráfico, dilata el asunto. Por eso las reuniones se vuelven interminables: nadie condensa la información. Es mejor presentar los resultados o datos más importantes, que generar una maraña de información confusa.

Y eso nos lleva a la clave de este primer punto: el discurso y las diapositivas deben estar conectados. Puede sonar bastante obvio, pero muchas veces no se hace. Lo que dices y lo que muestras en pantalla debe ser lo mismo. Si dices algo que se contrapone con lo que está en pantalla, quedarás como un charlatán. Los que te escuchan pensarán que te has sacado las cosas bajo la manga, como un mago. Debes decir y mostrar lo mismo. Debes señalar lo que dices en la pantalla. Es la única forma de mostrarte como alguien experto. Como alguien que hizo el trabajo, independiente de los obstáculos o sobresaltos que hayan surgido.

2. Sobrepasa los obstáculos

Shit happens. Es verdad, si algo va a salir mal, saldrá mal. Ley de Murphy. Que el proyector está malo (esto en la universidad es un clásico), que hay problemas técnicos, no hay computador, no tienen el cable para el Mac, los videos no se reproducen, y un largo etcétera. Hay muchas cosas que pueden salir mal. Pero si preparas bien todo, no tendrías que preocuparte mucho.

Y preparar la presentación también implica prepararte frente a los imprevistos. Y eso, aunque no lo creas, incluye presentar sin diapositivas. Claro, es el caso más extremo. Pero pasa. Por eso las ayudas visuales son eso, solo visuales. Si te pones a escribir todo en las diapositivas, o las usas como ayuda-memoria, cuando no las tengas, tu discurso quedará entrecortado y, probablemente, vacío. Por eso el discurso es tan importante, y lo primero que debes hacer.

El fallo en el computador es fácilmente solucionable: lleva en formato pdf o power point la presentación, en una unidad extraíble. En el peor de los casos puedes usar el computador de la organización o de algún buen samaritano. Lo que debes hacer es ponerte en el caso de que algo así suceda, y comenzar a buscar alternativas para solucionarlo. Antes de la presentación, evidentemente. La improvisación es el peor de los males al presentar.

3. El público es la estrella

El tercer punto, pero no menos importante, es la interacción con el o los que te escuchan. Mira a la gente. Mira a tu interlocutor. La gente que no mira, produce desconfianza. Sobre todo si es una conversación uno a uno.

No, no te coloques a mirar a todos y cada uno de los asistentes. Es imposible. Imagínate 50, 100, 200 personas. Solo basta con dividir el público en zonas. Puede ser izquierda y derecha, o izquierda, centro derecha, si el público es más amplio. O zona delantera y trasera. O combinaciones de todas ellas. Todo depende de la cantidad de audiencia que tengas. Una vez hecha esta división, mira a la gente por cada una de estas zonas.

Una mirada genérica es suficiente. De esa forma generarás mayor cercanía con la gente. Por ello, no mires las diapositivas. Sí, una mirada de vez en cuando no hace daño. Pero hay expositores que solo miran la pantalla. Se olvidan del público. Y tienen 15 o 20 minutos a la gente mirando la pantalla.

Y esto está conectado con lo siguiente: olvídate del pointer. Ese puntero laser que uno usa para señalar cosas. Este aparato, al tratar de indicar algo en la proyección, te obliga a mirar la pantalla, a veces por largos minutos mientras explicas las cosas que estás apuntando. Si tienes que apuntar cosas en cada una de las diapositivas, evidentemente estarás obligado a mirar la pantalla, y olvidarte del público. Puede ser exagerado, pero al menos trata de usarlo poco.

En resumen, el público viene a verte y escucharte a ti. Tú eres quien transmite el mensaje que tienes planeado.

4. No te escondas

Por ello, este último punto: no te escondas detrás del podio. Sí, hay veces que debes presentar desde un podio. Pero que eso no sea excusa para refugiarte y usarlo como escudo para protegerte del público. Grandes discursos, llenos de emoción y acción, se han emitido desde podios. Y ninguno de esos expositores se escondía detrás. Al contrario, lo hacían parte de ellos, como una extensión de su cuerpo, y lo usaban para proyectar aún más su voz.

Así la gente te reconocerá como un experto en tu tema. No te olvides de los 4 puntos: prepara la presentación, tanto en contenido como en forma. Y prepárate para las cosas malas que puedan pasar, para que puedas transmitir tu mensaje incluso sin diapositivas. Conecta con la audiencia, eso te entrega mayor credibilidad. Y conectado a ello: no te escondas. Muéstrate al público para que te reconozcan.

Coméntanos qué piensas. Nos encantaría saber tu opinión. 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *