4 CARACTERÍSTICAS DEL MENSAJE PERFECTO COMO HILO CONDUCTOR

4 caracteristicas mensaje perfecto presentacion efectiva comunicacion
Escucha el podcast de ConectaConfianza

¿Por qué tener un mensaje es importante? Después de la guerra civil en USA, se realizó un acto para conmemorar la muerte de los participantes. Para ello, se invitó a un conocido orador y al presidente de la época para que dieran un discurso cada uno. Primero fue el orador, que dio un discurso de dos horas de forma maravillosa y de memoria, y la gente aplaudió. Después fue el turno del presidente, que emitió un breve discurso de 2 minutos. Y adivina qué. La gente se levantó de sus asientos y aplaudió y vitoreó con todo el fervor.

¿Cuál fue la diferencia?

Edward Everett era un reconocido diplomático y académico de la Universidad de Harvard, conocido como el mejor orador de su época. Estamos hablando de los 1860’s. Efectivamente, su discurso en Gettysburg, Pensilvania, duró dos horas y estaba compuesto por más de 13.600 palabras. Y según referencias de la época, fue un discurso muy bueno.

Sin embargo, después le tocó el turno al presidente Abraham Lincoln. Este discurso duró dos minutos y estaba compuesto por menos de 300 palabras. Y es considerado uno de los discursos más memorables pronunciados en la historia. La pregunta es, ¿por qué este discurso tan corto superó con creces al discurso de libro que pronunció Everett?

Ya te habrás dado cuenta. Sí, el mensaje. El largo discurso de Everett contaba con todos los elementos que podemos pedir en un discurso, pero carecía de foco. Tocar tantos temas hace que, finalmente, ninguno resalte. La gente se quedará con una sensación de no saber de qué se trató el discurso y eso va a provocar que se confundan.

En cambio, el discurso de Lincoln contaba también los elementos básicos, pero tenía un foco específico: la defensa de la libertad. Y ese foco se transforma en su mensaje, y todo lo que diga resalta esa idea. Lo que consigue es potenciar su mensaje mediante el uso de ideas secundarias. Es lo que llamamos la «big idea» en las 6 preguntas para preparar una buena presentación.

Si no lo has leído, te adjunto a continuación. Trata de identificar en qué partes se puede reconocer el mensaje principal.

Hace ochenta y siete años, nuestros padres hicieron nacer en este continente una nueva nación concebida en la libertad y consagrada en el principio de que todas las personas son creadas iguales.

Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil que pone a prueba si esta nación, o cualquier nación así concebida y así consagrada, puede perdurar en el tiempo. Estamos reunidos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a consagrar una porción de ese campo como lugar de último descanso para aquellos que dieron aquí sus vidas para que esta nación pudiera vivir. Es absolutamente correcto y apropiado que hagamos tal cosa.

Pero, en un sentido más amplio, nosotros no podemos dedicar, no podemos consagrar, no podemos santificar este terreno. Los valientes hombres, vivos y muertos, que lucharon aquí ya lo han consagrado, muy por encima de lo que nuestras pobres facultades podrían añadir o restar. El mundo apenas advertirá y no recordará por mucho tiempo lo que aquí digamos, pero nunca podrá olvidar lo que ellos hicieron aquí. Somos, más bien, nosotros, los vivos, quienes debemos consagrarnos aquí a la tarea inconclusa que los que aquí lucharon hicieron avanzar tanto y tan noblemente. Somos más bien los vivos los que debemos consagrarnos aquí a la gran tarea que aún resta ante nosotros: que de estos muertos a los que honramos tomemos una devoción incrementada a la causa por la que ellos dieron la última medida colmada de celo. Que resolvamos aquí firmemente que estos muertos no habrán dado su vida en vano. Que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de libertad. Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de la Tierra

Si lo lees en voz alta, te demorarás un poco más de dos minutos.

Aspectos del mensaje

Ahora bien, ¿qué características debe tener un mensaje que sea potente y pueda llegar a las personas? Antes de llegar a eso, debemos fijar ciertos aspectos antes.

Primero, el objetivo de tener un mensaje es guiar a la persona o personas que te están escuchando, para que recuerden esa sola cosa. En este sentido el mensaje viene a ser un hilo conductor de tus palabras. Si dejas esto al azar, correrás el riesgo de que la gente reconstruya lo que ellos interpreten de lo que dices. De esta forma, habrá tantos mensajes como personas allá en el público. Al final nadie entenderá lo que tu querías transmitir al hablar. Y eso es lo que queremos evitar.

Y segundo, que ese mensaje debe ser lo suficientemente poderoso para llamar la atención de la audiencia, de tal forma que quieran tomar acción o se queden pensando en ello una vez que te escucharon.

4 características del mensaje

Establecido eso, vamos a hablar sobre las 4 características de un buen mensaje.

El primer elemento es la brevedad. Independientemente de la extensión del discurso o presentación, el mensaje debe ser corto y preciso. ¿Por qué? Básicamente porque la gente no recuerda tantas cosas. Los estímulos a los que estamos sometidos son demasiados, y nuestro cerebro prefiere obviar la mayoría para quedarse con el core, con el centro de lo que recibe. Y si ese centro es muy extenso, también lo obviará, porque le reviste mayor trabajo.

El segundo elemento es la claridad. Efectivamente, si el mensaje es confuso no podrá pasar el filtro del cerebro, por lo que será ignorado. Y aquí hablo de ser más simples. Utilizar un lenguaje simple (sin llegar a ser simplista) en frases fácilmente construidas (o sea, no uses tiempos verbales elaborados para sonar más académico) es la mejor opción a la hora de presentar un mensaje ganador.

La tercera característica es la relevancia. Evidentemente, no tendremos un mensaje de la importancia de la comunicación si estamos hablando de fútbol. Sí, es una exageración, pero cuando hay pequeñas cosas que no conectan la una con la otra la gente se pierde y se confunde. Esto pasa bastante cuando tratamos de usar alguna analogía para explicar más fácilmente algo, pero no es la mejor opción, así que la gente no la entiende y no podemos explicar bien el asunto. Resultado: confusión.

La última característica es que este hilo conductor debe ser gráfico. Nuevamente, el filtro del cerebro rechaza ideas que necesitan mayor trabajo de procesar. En este sentido, usar palabras abstractas para elaborar nuestro mensaje hará que la gente las rechace. Así, es mejor utilizar frases visuales que la gente pueda “ver”. Como en el punto anterior, una analogía que las personas imaginen mientras te escuchan.

De esta forma tu audiencia entenderá y recordará de mejor manera lo que querías transmitir en la presentación o conversación. Por que sí, este mensaje principal debe estar presente en las diferentes interacciones que tienes con la gente. Cuando conversas con alguien o con un grupo, o cuando das un elevator pitch de tu emprendimiento, en una presentación en el trabajo o en la universidad, o simplemente cuando conversas con tu pareja. Tener un mensaje o un hilo conductor determinado para cada situación es fundamental para mejorar la comunicación.

Volvamos al discurso de Lincoln. ¿Pudiste identificar su mensaje? La libertad. De hecho, lo menciona en el inicio del discurso, luego lo potencia ensalzando a los soldados caídos en ese lugar que dieron su vida por ello, y lo refuerza al final con que el gobierno emplazado en esa idea no “desaparecerá de la Tierra”. Usa la regla de 3. Es decir, mencionar 3 veces la idea para que cale más profundo en la mente de la gente.

La defensa de la libertad. Es un mensaje corto, claro, relevante y gráfico, en el sentido que se sustenta en la Constitución de USA, un documento muy valorado por los norteamericanos.

De esta forma solo queda pensar y valorar cuál es nuestro mensaje principal. Para esa próxima presentación que darás, la conversación con tu pareja, una petición de aumento de sueldo de tu jefe o para presentar tu emprendimiento. Mientras con más tiempo y detenimiento pienses ese mensaje ganador, más fácil te será decirlo y más convencido estarás de él.

Y como siempre digo, la acción es la mejor forma de aprender. Así que a practicar se ha dicho y mientras te preparas, no olvides comentarnos qué te ha parecido. Si te gustó y te agregó valor, por favor compártelo. De seguro a alguien más le podría servir.

Conecta y genera confianza en los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *